lunes, 9 de marzo de 2015

Y llegó la primavera en Somalo

Del 6 al 8 de marzo nos fuimos a inagurar la primavera en nuestra casa de Somalo.

 

Aunque parezca mentira, teníamos contratado desde hace tiempo, este fin de semana el buen tiempo que hemos tenido en Somalo.

El viernes 6 de marzo a las 20.00 horas emprendimos este maravilloso viaje de encuentro, convivencia y amistad.

En la casa nos esperaban unas marionetas y unos payasos un poco trastornados que nos hicieron pasar un miedo de espanto. La oscuridad y el misterio de la casa de Somalo ayudaron. Entre todos descubrimos porque estos payasos tenían tantos problemas, y vimos que la libertad era el mejor antídoto para superarlos.














El sábado por la mañana, nos hizo un tiempo casi de verano. No paramos de estar por fuera de la casa y por los alrededores del pueblo de Uruñuela. Búsquedas, misterios, pruebas, actividades,... No paramos más que para comer. Entre todos formamos un pequeño núcleo familiar de amistad y confianza.



































El domingo por la mañana lo dedicamos a Jesús. Era su día. Vimos como entre todos los mandamientos, el más importante es el amor a Dios y al prójimo. Y aunque Santos Sastre no tuvo que sacar el látigo como lo hizo Jesús con los cambistas en el templo, si nos insitió en que el mejor premio y moneda de cambio es la amistad con Jesús. Nada hay que se pueda cambiar por ello.








Después de la eucaristía juagamos al juego de la bandera. Tras la rica paella, recogimos nuestros bultos, y de nuevo para Logroño.














En recuerdo quedan los buenos momentos, los juegos divertidos, los buenos mensajes que nos han trasmitido, las amistades surgidas y las ganas de que el Campamento de Valgañón venga pronto para volvernos a encotrar y disfrutar de lo lindo. Alguna apuntaba que ha conseguido convencer a sus padres para apuntarse al campamento.

A Somalo volveremos el año que viene con Club Boscos, hasta entonces, recordaremos lo que hemos vivido este año.